¿Por qué elegir Termoray frente a otras alternativas de calefacción como el gas?
Los singulares beneficios de Termoray es extremadamente flexible. Ofrece una amplia gama de productos con diversas presentaciones que facilitan calor de forma eficaz en distintas aplicaciones. Si el espacio es mínimo, nuestros calefactores resultan ideales para montar en pared, junto con otras unidades que pueden colgarse del techo, ya que pueden ser instalados rápidamente por un electricista certificado. Permitiéndole ampliarse o modificarse a medida que se expanda su negocio, e incluso podrá trasladarse a un bajo costo. Los calefactores de cuarzo proporcionan calor instantáneo y direccional sin período inicial de calentamiento. El aire prácticamente no absorbe ninguna energía, lo que significa que se logra un alto grado de calor sin desperdiciar energía.

Bajo costo de operación
Producen calor de inmediato sin tiempo de calentamiento
Son confiables, eficientes, durables y seguros
Silenciosos e inodoros, sin ningún tipo de combustión
Máximo ahorro de espacio

Son eficientes, ya que sólo calientan a la gente y los objetos que están dentro de su haz de luz, y no al aire entre ellos evitando el desperdicio de energía y asegura que usted solo tenga que pagar por el calor que necesite ya que su intensidad se puede regular.
Los costes de funcionamiento pueden calcularse por anticipado y son más bajos que los de otras alternativas, ya que casi toda la energía eléctrica se convierte en calor, ofreciendo ahorros de más del 30% en comparación con otros combustibles.
También el empleo de controladores variables puede reducir aún más los costos de funcionamiento, con ahorros de hasta 70%. Estos requieren muy poco mantenimiento y el promedio de duración de la lámpara es de 7000 horas. Los calefactores permanecen eficaces con el paso del tiempo, manteniendo un nivel constante de calor durante toda su vida útil.

Son totalmente seguros, su operación es silenciosa e inodora y no crea subproductos de combustión.
No consumen oxigeno, por lo que no requieren ventilación adicional.
No son peligrosos para los niños, los animales domésticos o el medio ambiente.

Su operación de calefacción es limpia; sin circulación de aire que mueva ni deposite polvo. Esto significa que son ideales para muchos usos en numerosas y variadas aplicaciones de índole domestica, industrial, comercial y minorista.